martes, 10 de mayo de 2011

ALERTA DE TSUMNAMI

Del Libro "Krishnamurti"

Ruben Cedeño
Ojai California
Viernes 11 de Marzo 2011

En cualquier momento puede haber una emergencia en un grupo espiritual, empresa, o declararse una alerta nacional por un suceso nocivo, o un fenómeno natural donde se ordene suspender actividades, replegarse en sus casas o grupos, evacuar costas, desocupar edificios, abandonar ciudades. Quien da esta voz de alerta que puede ser el presidente de la nación, un gobernador o el director de un grupo espiritual, en el momento que lo hace aunque ejerce la autoridad, no lo ejecuta por un acto de “autoritarismo” es para que no mueran personas nos se pierdan millones de dólares en recursos invertidos o se destruyan cosas materiales.

Entre las personas que pueden ser victimas en un caso de emergencia de este tipo es posible que tengan responsabilidades espirituales muy importantes entre ellas dar charlas, imprimir libros y publicar videos o que tengan a su cargo escuelas, empresas, hospitales. En el momento de dar la voz de emergencia esta muchas veces no se puede dar con palabras filosóficas ni interrogatorios semánticos. A veces si esta voz de emergencia es de persona a persona, para evitar que una ola ahogue a alguien, no lo muerda una serpiente, no le caiga una pared encima, a veces se hace con un grito, una prohibición de dar algún paso o se tira de un manotón. Y aunque este hecho deje moretones en el cuerpo, los oídos aturdidos, o el orgullo herido se logra su objetivo de salvar a la persona, aunque después se incrimine la forma improcedente de hacerlo, pero el que es beneficiado del hecho, si es sensible, sabio y sensato sabrá comprender. Pero a veces existen personas y estudiantes con “mojones mentales” de que siempre se debe actuar con procedimientos adecuados, que piensan egoístamente en si mismo, o de naturaleza incrédula hacia estos tipo de amenazas naturales, y considerándose juicioso se comportan incrédulos ante el hecho y muy lejos de escuchar las sensatas, y comprobadas alertas de quien lo hace se pone a interrogar a ver si es verdad o no la emergencia, y a veces caen en el absurdo de creer que deben tranquilizar al que esta alarmado. Hay quienes con esta actitud dicen cínicamente que si a los demás les hace feliz y les tranquiliza que se corra a una montaña o se valla a dormir a una carpa lo harian. Esto denota por si mismo dureza de palabras y de mente, grosería, falta de sensibilidad hacia quien se preocupa por salvar a otro.

En todo esto se ve que ciertas son las palabras del Maestro Koot Hoomi cuando dice: No depende de mi voluntad el aceptar a nadie como discípulo. Esta aceptación debe ser el resultado del merito individual y de esfuerzos persistentes par alcanzar el fin. Como se ve, personas así, que reaccionan de esta manera ante un alerta nacional no son el mejor ciudadano y si pertenecen a un grupo espiritual o son estudiantes de un facilitador no son los mas sensatos estudiantes. Una cosa es la autoridad y hacer caso al autoritarismo de otro y un asunto muy diferente es ante una emergencia recibir una voz de alerta y aunque no sea certera escucharla y responder en consonancia a ella.

Algunas personas por aquel “mojón mental” de oponerse al autoritarismo dejan inutilizada las advertencias del que supuestamente hace una exhortación de salvación de una catástrofe. Esa actitud es ilógica y en parte agresiva, da al traste con todo el amor que se le esta profesando al que se le alerta. Es prepotencia, creerse por encima de las “fuerzas de la naturaleza”, de los designios divinos, es no tomar en cuenta que no somos nada y que en segundos todo puede acabar físicamente y que ante “El Supremo”, hay que andar con temor, no es que se le tenga miedo, sino respeto al cumplimiento de las Leyes.

Hay personas que para oponerse a las alertas a veces se basan en que ponen en practica la enseñanza mentalista que reciben de poder parar volcanes, tormentas tsunamis y terremotos y que si eso no es así dejarían de creer en la Enseñanza. Que arrogancia ante el poder de la Naturaleza. Eso es hablar como si se supiera mucho, sin saber que todo eso se puede hacer siempre que este en Ley y armonía para todo el mundo, porque si no esta en Ley no lo para nada. Si por Karma debido a sobrados motivos tiene que venir un tsunami, terremoto, tormenta, caos en un grupo y hacer que se vallan o desencarnen personas, no hay rezo que lo detenga, lo que si pueden hacer las fuerzas salvadoras por el que es puro, no merece ser victima del desastre, reza, decreta o invoca es ponerlo a salvo sacándolo del sitio donde puede ser perjudicado.

El hundimiento de la Atlántida fue por un tsunami y fue advertido por los Sacerdotes de “Mente Clarificada” y la gran mayoría no creyó atribuyendo que sabían mas de eso que los demás. Pasaron los días y el tsunami no vino y los incrédulos se tribuyeron tener la razón y quedaron bien ante su propia persona y los demás. Un noche cuando nadie se lo sospechaba, silenciosamente se hundió la Atlántida y murieron todos. Solo unos pocos clarificados que atendieron al llamado sin poner peros ni cuestionar ninguna autoridad fueron los que se salvaron llevando la Iluminación a ciertas partes de Europa y África que estaban en alto y ellos tenían sobrados poderes para detener cualquier catástrofe natural pero esa vez no pudieron detener nada.

Una vez había un señor ahogándose en una vaguada y estaba en le techo de su casa pidiéndole a Dios auxilio y un hombre en un bote le decía que se montara y el hombre pidiendo auxilio decía: “Dios me va a salvar”. Finalmente el hombre se ahogo y cuando llego al cielo le reclamo a Dios no haberlo ayudado y Dios le respondió, pero si te envié a un hombre con un bote a que te salvara y no le hiciste caso.

Hay un Principio oculto que enuncia “Como es arriba es Abajo”, y así como a veces hay emergencias físicas hay emergencias en la “Vivencia Espiritual” en los “Planos Internos”. Así como cuando no se hace caso a una voz de alerta de una emergencia física, se asienta el precedente que si así se va a reaccionar ante una emergencia espiritual donde se puede perder una causa decisiva en la expansión de la Luz. El que lo hace una vez lo hace la segunda.

ENTRENAMIENTOS DE EVACUACION

A veces se hacen pruebas de evacuación inesperadamente en colegios, empresas, barcos y edificios que nadie sabe que son falsa, pero son para instruir a la gente de cómo proceder en caso de emergencias y desalojos. También estas pruebas suceden en el marco interno, que hay alertas como pruebas para ver a los ojos de un preceptor cómo un estudiante decide, piensa y actúa cuando lo amerite de forma repentina. Y si no presta atención a las voces de alerta, aunque sean simulacros o falsas, así no prestar atención cuando sean verdaderas. Luego de no obedecer a las alertas, luego con personas que dependan de el o sus estudiantes no puede esperar que sean escuchadas sus advertencias, si el no escucha las que con lógica y sensatez se le anuncia, a el a el tampoco se le escucharan.

FALSO PISITIVISMO

Hay personas estudiantes de “positivismo mental” que antes circunstancias de alertas y para consolar y apaciguar dicen: “No va pasar nada”. Esto es un falso positivismo del cual siempre hay que estar en contra. Si se mueven causas positivas sucederán efectos positivos si se mueven causas negativas sucederán efectos negativos. Las cosas negativas no van a dejar de suceder porque se diga “no va a pasar nada”. Hay veces que aunque parezca aparentemente que no pasa nada, si esta pasando algo en los planos internos. Afortunadamente muchas veces las voces de alarma externa no se cumplen y las personas no son victimas de ningún desastre externo pero si de un tsunami interno.

Hay facilitadores que sin ser clarividentes, sino por intuición, anuncian cosas que van a suceder y no son externas sino internas. Así puede ser el caso de una falsa alarma de incendio, terremoto o tsunami dada en una empresa, colegio o ciudad como entrenamiento y el gerente, maestro a encargado no hace lo prudente en estos casos, y se pone a decir que es falso, que es simulacro y por ese solo hecho es expulsado del cargo que desempeñaba porque no paso una prueba o si se queda ya se sabe cual es su actitud y hasta donde se puede no confiar en sus actitudes.

LOS MAESTROS HACEN VER COSAS

A veces ciertas alertas es solo para probar y saber como va a actuar cada persona con gente a su cargo donde están en juego muchas almas y como actuaria si se lleva por su mente o su corazón mente. Hay que tener pendiente aquello de la “Doctrina del Corazón” con la que se conducen los iluminados y la “Doctrina del Ojo” que es la mente con la que se conducen los que se guían por sus sombras. A veces falsas alarman vienen y cunden solo para saber a tiempo quien se guían por su Luz o sus sombras.

Que no diga el que no reacciono correctamente ante el simulacro de alarma: “A pero si llega a suceder un terremoto, incendio, tormenta o tsunami realmente todo va a ser distinto, allí si actuaria. ¿Y como va saber cuando es verdad o cuando es mentira?

En un país sudamericano después de un terremoto dijeron que se despreocuparan de un supuesto tsunami y unos discípulos que se llevaban por el corazón y no por la mente corrieron a la montaña, los que le hicieron caso al gobierno se quedaron en la orilla de la playa, vino la ola y los ahogo a todos. El caso fue tan difícil que la primera autoridad del país lo quisieron llevar a juicio por esto. El que hace las cosas la primera vez de una forma, haría lo mismo la segunda. El que la hace una vez es capaz de hacerla la segunda. Lo difícil es hacer algo la primera vez. Aunque la persona tenga la razón en decir y ver que no paso nada y todo fue una falsa alarma su reacción queda anotada. Después de ese acto de rebeldía, no van a seguir las cosas iguales entre el que dio la alarma y el que se revelo contra ella a menos que la persona entre en conciencia, sea humilde y reconozca su falta de apersonarse de los hechos d acuerdo a las circunstancias y que no somos nadie solo “Humildes Esclavos del Señor” como dice el “Magnificat” el “Credo de los Estudiantes de la Nueva Era”.

Hay casos en que las personas que reaccionan en contra de la autoridad cuando hay alarmas, y se ponen a corregir al que la dio buscando tener razón en este suceso diciendo: “pero estaban Magnificando el mal” “Están atrayendo lo negativo”. “Están usando mal el principio de metalismo”. Siempre pasa así con las personas prepotentes pero ignorante que cuando están aprendiendo son unos humildes escuchantes y basta que conozcan dos renglones mal sabidos de una enseñanza para que quieran corregir al maestro. Deben de estar pendiente de lo que dice el Maestro Jesús: El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa!No les teman.

Nunca nadie sabe la magnitud de las cosas hasta después que pasan.

CUIDANDO LA ENCARNACION

La encarnación hay que cuidarla, a los “Ángeles del Plan Divino de Perfección” les cuesta mucho conseguir todos los elementos karmicos para lanzar una “Corriente de Vida” a la Encarnación y mas todavía si es alguien al servicio de la Iluminación para tenerle provisto de suministro, facilidades, mecenas, facilitador, y medios adecuados para desenvolverse. Por esto Krishnamurti cuidaba mucho su encarnación y no la arriesgaba, escuchaba siempre todas las voces de alerta y aunque era un paladín revelándose contra toda autoridad escuchaba atentamente todo consejo que se le daba en cuanto a precausiones, dietas, ejercicios, solo consumía los mejores alimentos, hacia buenos ejercicios y se le vio mas de una vez con la mano haciendo un “campo de fuerza” alrededor de la habitación donde era hospitalizado cuando necesito de esto. Es mas, fue humilde en aceptar donde permanecer en el caso de las dos guerras mundiales a las cuales sobrevivió. Es sorprendente saber que un ser como Krishnamurti con tanto que sabia y se ponía a escuchar atentamente los consejos que le daba un maestro de yoga llamado Iyengar sobre los ejercicios y muchos asuntos de la vida. Generalmente las personas con cierta sensatez no arriesgan jamás la encarnación en lugares con alerta de peligro sean deslaves, maremotos, tormentas, ni en carreras de autos, juegos peligrosos, ni montañas rusas. A veces en estos casos el mejor positivismo es estar prevenido contra lo negativo a toda costa. Las energías contrarias se valen de las personas que no oyen advertencias y consejos para hacer sus fechorías.

MAESTRO-DISCIPULO

A pesar que Krishnamurti ha hablado en cuanto a no seguir una autoridad espiritual, la relación Maestro-Discípulo es un diseño para aprender la Enseñanza Espiritual y desenvolver la ascensión, que puede ser externa y visible o interna u oculta y que no ha sido abolida por la Jerarquía Espiritual y que sigue vigente como única forma que conducen a las Vivencias de las Iniciaciones y la Ascensión. Lo único es que este tipo de relación a través del tiempo ha sido permeable al cambio, evolución como tal vez algunas consideraciones dadas por el pensar por Krishnamurti.

El que genera la instrucción es el Maestro de todos, no el que la repite y aunque se niegue a ser considerado como tal y evada la autoridad que esta investidura compele. Ejemplo de esto es el caso de Krishnamurti y Conny Méndez. Ese Maestros de todos que genera la instrucción merece cierta consideración, respeto cuidados, atenciones, y recursos como los recibía Krishnamurti aunque siempre se negó a ser considerado Maestro.

De todas formas el perdón siempre existe para el que no hace las cosas correctamente. También hay que tener en cuenta parafraseando a Jesús. que el que mas necesita de la medicina es el enfermo y no el que esta bien. Así que con aquellos que se rebelan contra la autoridad que es necesaria ejercerla en ciertos momentos, hay que permanecer a sus lado para ayudarles a comprender que “la autoridad se gana no se impone”. Hay quien sus deseos son ordenes porque se ha ganado eso por tanto amar. Ve primero cuanto te ama el que dice que hagas una cosas y descubrirás porque te la dice. De la rebeldía no queda nada bueno sino heridas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada