jueves, 11 de marzo de 2010

MEDITA


Todo aquel que piensa, puede.

Encara los hechos con tranquilidad y, entonces podrás cambiarlos.

Quejarse es una señal definitiva de debilidad. No te quejes; cambia la condición.

Las dos claves del éxito son la originalidad y el trabajo duro.

Dios te dará la primera mediante la oración, la segunda depende de ti.

Si no tienes confianza en ti mismo, estarás derrotado antes de comenzar.

Criticar a otros es asegurar el fracaso.

Nunca te sientas mal porque te envidien; es la máxima adulación que te pueden hacer. Nadie siente jamás envidia de un tonto.

Nunca fracasamos porque somos demasiado aptos. Fracasamos porque no somos lo suficientemente aptos.

Reconocer el fracaso inteligentemente es el primer paso hacia el éxito.

Reconoce el éxito con una acción de gracias, y construye más éxito.

Estás sano porque estás feliz, no feliz porque estás sano. Un cuerpo saludable es el resultado de una mente feliz.

No importa donde te encuentras hoy; lo importante es la dirección en la que te estás moviendo, y la velocidad a la cual estás viajando.

Si no tienes tiempo para la oración y la meditación, tendrás mucho tiempo para la enfermedad y los problemas.

El tonto más grande de todos es el hombre que se preocupa por las cosas externas y descuida su propio desarrollo espiritual.

Para solucionar cualquier problema, elévate un poquito más en conciencia.

Orar por inspiración es tan importante como sanar una situación.

Cuando peleas con una dificultad y la antagonizas, ella se devuelve y te golpea.

No luches con el error, porque no existe.

Lo primero es la paz mental, y todo lo demás la seguirá.

Dios estará listo en el momento que tú estés listo.

Dios no está interesado en tu historia pasada, sino en lo que eres ahora. HOY ES EL DÍA DE TU SALVACIÓN.


Emmet Fox, de su libro "Metafísica Original"

lunes, 1 de marzo de 2010

CONSEJOS DE SANTA TERESA DE ÁVILA



"Procuremos siempre mirar las virtudes y cosas buenas que viéremos en los otros y tapar sus defectos con nuestros grandes pecados... tener a todos por mejores que nosotros..."

"Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías."

"Tu deseo sea de ver a Dios; tu temor, si le has de perder; tu dolor, que no le gozas, y tu gozo, de lo que te puede llevar allá, y vivirás con gran paz."

"Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; mas no se da a sí del todo hasta que nos damos del todo".

"Sólo amor es el que da valor a todas las cosas".


"Siempre he visto en mi Dios harto mayores y más crecidas muestras de amor de lo que yo he sabido pedir ni desear. "

"No le parece que ha de haber cosa imposible a quien ama".


"Quienes de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno lo dan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen y defienden".

"El amor de Dios no ha de ser fabricado en nuestra imaginación, sino probado por obras".


"Quizás no sabemos qué es amar, y no me espantaré mucho; porque no está en el mayor gusto, sino en la mayor determinación de desear en todo a Dios y procurar en cuanto pudiéremos, no ofenderle".

"No hay que menester alas para ir a buscar a Dios, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí".

"¡Oh Señor y verdadero Dios mío! Quien no os conoce, no os ama".


"Considero yo muchas veces, Cristo mío, cuán sabrosos y cuán deleitosos se muestran vuestros ojos a quien os ama, y Vos, Bien mío, queréis mirar con amor. "

"Use siempre hacer muchos actos de amor, porque encienden y enternecen el alma. "


"La perfección verdadera es amor de Dios y del prójimo".


"Quien no amare al prójimo no os ama, Señor mío".


"El amor de Dios es el árbol de la vida en medio del paraíso terrenal".


"El amor de Dios se adquiere resolviéndonos a trabajar y a sufrir por Él”.


"La mejor manera de descubrir si tenemos el amor de Dios es ver si amamos a nuestro prójimo."